AGRADECIMIENTO

Tras mi accidentada operación ocular, hoy, por fin, me permiten volver al “ruedo”. Eso sí, con moderación; y como no podía ser de otra forma, entro en el capítulo de los agradecimientos. Nadie se percata del tesoro que posee, hasta que pide unas “monedas” de ánimo, y se encuentra con un “cofre enorme y repleto”. Gracias infinitas; sois todos maravillosos y os quiero. Y como no me es posible mostrároslo de otra forma, subo este bellísimo y potente poema de mi querido José Luis Ferris en representación de una amistad en la que estáis todos incluidos.