La exposición (El Personaje) – Eduardo Lastres

El día de la inauguración la sala estaba llena de gente, personas de todo tipo y condición, mayores o adultos, sobre todo, aunque también algunas parejas muy jóvenes que curioseaban por la amplia sala de exposiciones. En algún momento vi a una persona con una presencia y aspecto bastante peculiares. Un hombre alto y desgarbado, con barba, llevaba puesta una gorra, un tanto desvencijada, sobre su cabeza. Andaba por la sala como si estuviera solo, mirando detenidamente cada obra hasta que, en algún momento, se dirigió a mí. “Una maravillosa exposición, le doy la enhorabuena”. Se me quedó mirando sonriente, esperando que le hablara, o eso pensé yo. Continuar leyendo…