Francisco Brines: “Me voy amando mucho la vida. Me ha dado tristezas pero también una vocación”

1458574195_975794_1458576524_sumario_normal

Generoso de su tiempo, conserva intacto Paco Brines (Valencia, 1932) el buen humor y poco más, dice él, que asume entre risas haber perdido cuatro de los cinco sentidos: “Ni veo, ni oigo, ni huelo ni tengo ya el sentido del gusto. Sólo me queda el tacto, sin matices, apenas distingo entre sólido y líquido”