MI AMADO SANCHO – Eduardo Lastres

Mi amado Sancho, que solo tú sabes que todo es humo, que la vida es humo, que el amor es humo, que la felicidad es humo. Y sin embargo, queremos que la vida, que el amor, que la felicidad, sean como esas cosa que perduran en nuestra mente y que ese humo que forma parte de nuestra vida, se convierta Sancho en claridad, en luz, en fuego que arda en nuestra existencia como llama que persista por toda la eternidad. Sin humo, recuerda Sancho, no somos nada, pero sin luz, tampoco.

por Eduardo Lastres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *