Las cartas secretas de T. S. Eliot

ts-eliot-emily-hale-kahC--620x349@abc

El Nobel pidió a su musa Emily Hale, destinataria de las 1.131 misivas, que las quemara, pero ella le traicionó, donándolas a la Universidad de Princeton, donde han permanecido selladas durante cincuenta años
Su apertura al público es uno de los acontecimientos literarios más importantes de las últimas décadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.